Último Número 1 Vol. 15 2024


Actualidad: Reseña sobre película
Latest News
Reseña sobre la película ?¿Estás ahí Dios? Soy yo, Margaret? de Kelly Fremon

Lecina Fernández

Psicóloga Clínica miembro de Psicoartaes, Madrid, España


Páginas Artículo e6

DOI https://doi.org/10.5093/cc2024a6

PDF 1989_9912_cc_15_1_e6.pdf

EPUB 1989_9912_cc_15_1_e6epub.epub

Contenido

FICHA TÉCNICA

Título original: Are You There God? It’s Me, Margaret

Año: 2023

Duración: 105 min.

País: Estados Unidos

Dirección: Kelly Fremon

Guión: Kelly Fremon. Novela: Judy Blume

Música: Hans Zimmer

Fotografía: Tim Ives

¿Estás ahí Dios?, Soy yo, Margaret plantea ese momento tan especial del paso de la niñez a la pubertad, de la conducta infantil a la madurez. Y ese medio tan físico y cotidiano construido a través de preguntas es el camino que usa la película para llegar al fin: un viaje al interior de conocimiento de uno mismo, de exploración espiritual y búsqueda de respuestas.

Desde el argumento de unos padres que se mudan de ciudad por un cambio de trabajo y la adaptación que supone para su hija de 11 años, esta película que parte de la novela homónima de Judy Blume, toca sin escocer, muchos temas. Nos ofrece la posibilidad de reflexionar sobre algunas cuestiones psicológicas interesantes que ayudan a preadolescentes, a padres, madres, abuelos y a educadores, en esta etapa tan importante en sus vidas. Entre las distintas posibilidades de hacer una reflexión desde la Psicología, ofrezco aquí este análisis centrado en estos cuatro apartados:

La importancia de las PREGUNTAS

  • ¿Estás ahí Dios? Soy yo, Margaret. Ya el título empieza con una pregunta. La película muestra de forma suave y afectiva una etapa de la vida en la que las protagonistas de 11 y 12 años se hacen preguntas que hasta entonces no se habían hecho y que van parejas al desarrollo personal físico, mental, emocional y social. Margaret y sus amigas se plantean preguntas relacionadas con el cuerpo y sus cambios (el desarrollo corporal, los órganos genitales, la menstruación,…); preguntas relacionadas y descubrimientos relacionados con las emociones (las emociones agradables de pertenencia a una familia, a un grupo de amigas, … y las desagradables de no pertenencia, de rechazo, …); preguntas con el entorno social que les rodea (sobre situaciones, prejuicios, la importancia de mimetizarse con el grupo incluso estando en desacuerdo, …); preguntas relacionadas con la acción (qué hacer si les viene la regla, qué hacer en una fiesta, ante un chico, para besar bien,…).
  • Pero Margaret da un paso más allá, por la situación familiar que vive de diferentes creencias religiosas, se plantea una pregunta espiritual: la existencia de Dios. Sus padres se preguntaron qué religión transmitir a su hija. Ellos proceden de dos religiones distintas: judía y católica y decidieron no inculcar ninguna para que ella eligiera cuando fuese mayor.
  • Al profesor de Margaret también le surgen preguntas cuando conoce su situación y le propone que investigue la religión como trabajo para fin de curso.
  • Margaret, con la pegunta ¿Estás ahí Dios?, inicia un diálogo interior, con una relación de tú a tú con Dios -con una cercanía que recuerda a esa intimidad de Teresa de Ávila con Jesús- pero en este caso sin ser practicante ni creyente.

DESCUBRIMIENTOS de Margaret

  • Descubre los cambios que conlleva la pubertad, físicos y existenciales.
  • Descubre la soledad y la desolación del vacío. En ese proceso de transformación que vive, al igual que le ocurre a la crisálida cuando está dentro del capullo, Margaret descubre que está sola dentro del mundo, como cada una de las personas. Es muy desolador. Se siente sola, a pesar de todas las personas que tiene a su alrededor. Es una soledad no deseada. Dejó su mundo y en su nuevo entorno ha descubierto lo difícil que son las relaciones familiares y de amistad con sus conflictos, frustraciones y decepciones. Vive una situación de incomprensión, desencanto y vacío personal.
  • Descubre los conflictos sobre la Religión. Ella pensaba que la religión sería algo fuera de lo común, profundo, que cambiaría la forma de ver la vida, pero su primera exploración la decepciona.
  • Descubre la decepción sobre la amistad. ¿Existe la amistada verdadera? ¿Todo son engaños y mentiras?
  • Descubre que cada persona es única y ese es su valor. A esa edad salirse de la media, por estar fuera de cualquier rango físico, mental o emocional, se vive como una tragedia, llegando a excluir a las personas o a uno mismo.

RESPUESTAS que encuentra Margaret

  • La identidad. En el título de la película se incluye la afirmación de la identidad: Soy yo, Margaret. La búsqueda de esa afirmación es un proceso en la película y también en la vida real de cada persona.
  • Viaje de dentro hacia afuera. Margaret empieza a reconstruir el mundo que se le había desmoronado. ¿Cómo? Desde su interior. Con las piezas que le han ido aportando sus padres (amor, educación, comunicación saludable); su abuela (cariño, comprensión); la atención y sensibilidad de su profesor. Todas estas personas con sus acciones han sido claves para que llegado el momento tenga capacidad de juicio crítico y confianza para afrontar el problema.
  • Ser. Se desprende de esa mimetización con el grupo (deja conductas que no era su verdad como el bulling) e inicia su elección en solitario. Decide dejar de “parecer ser” guay, para pasar a “ser” ella misma.
  • Cambio. Como ocurre en terapia psicológica, cuando la persona cambia, cambia su entorno. Margaret encuentra respuestas y cambia. Prevalecen los valores con los que ha sido educada (respeto, gratitud,) y mejora las relaciones.
  • La importancia de vivir con plenitud, sin sensación de vacío. Encuentra respuestas en su diálogo interior y se aleja de la soledad afectiva y existencial.

REFLEXIONES importantes para familias y educadores

  • Ser conscientes de que tan importante es el desarrollo corporal como el psicológico, como el espiritual. El ser humano necesita crecer en esas tres áreas, que repercutirán en su personalidad y en su salud física y mental.
  • Ser conscientes de la cantidad de cambios y preguntas que viven cada día a esa edad, con el añadido de la vulnerabilidad que caracteriza a esta etapa.
  • Ser conscientes de que cada una de nuestras acciones hacia ellos, por pequeña que sea, es importante. Es lo que aprenden y será su referencia y modelo para construirse a sí mismos cuando llegue su momento. Serán lo que les enseñemos.
  • Ser conscientes de lo importante que es no sentirse solo. Prestar todo el apoyo para evitar que eso ocurra y prevenir las consecuencias psicológicas que provoca la soledad no deseada. Ésta ha aumentado su incidencia en los últimos años y es un problema reconocido en España y Europa. El Colegio Oficial de la Psicología de Madrid, consciente de este problema, organiza Conferencias sobre Soledad no deseada en su espacio “Hablemos de…” y la Jornada en enero 2024.
  • Ser conscientes de lo esencial que es crecer sin sensación de vacío, y la prevención con la educación y actividades que favorezcan la plenitud interior.
  • Ser conscientes de la importancia que alguien esté ahí y Nos escuche.

Les invito a ver la película en familia, a hacer sus propias reflexiones y a ser, reconocerse y sentirse piezas clave de la educación de sus hijos y/o alumnos. La Psicología ayuda a preadolescentes, a familiares y educadores a aprender a escuchar, a guiar y a prevenir de forma adecuada.


Correspondencia

Para citar este artículo: Fernández, L. (2024). Reseña sobre la película “¿Estás ahí Dios? Soy yo, Margaret” de Kelly Fremon. Clínica Contemporánea, 15(1), Artículo e6. https://doi.org/10.5093/cc2024a6