Último Número 2 Vol. 12 2021


Actualidad: Noticia Contemporánea
Latest News
En memoria de Nicolás Caparrós

Vicente Brox Campos

Práctica privada, España


Páginas Artículo e17

DOI https://doi.org/10.5093/cc2021a15

PDF 1989_9912_cc_12_2_e17.pdf

EPUB 1989-9912-cc-12-2-e17.epub

Contenido

El 21 de Marzo murió Nicolás Caparrós, doctor en medicina, psiquiatra y psicoanalista. Muchos lo recordarán por su labor clínica y didáctica, tanto en psicología individual y grupal.

Dostoiewski, en los hermanos Karamazov, nos dice “Sabed que no hay nada más noble, más fuerte, más sano y más útil en la vida que un buen recuerdo, sobre todo cuando es un recuerdo de la infancia, del hogar paterno”. Hacía falta emprender este camino con una cita de un autor de valor para Nicolás, reconocido también por ser un gran indagador de la psicología humana.

Recuerdo el inicio de la formación terapéutica que algunos compartimos, lo que el tiempo no borra, es el lugar de enseñanza psicoanalítica creado por Nicolás Caparrós, sitio donde algunos recalamos tiempo. Aquello que a uno le hace quedarse en un lugar suele ser una suma de elementos, no todos conscientes, y lógicamente cada uno tendrá los propios. Nicolás llenaba los espacios de compromiso en el compartir, tenía una honda comprensión del psicoanálisis, y gran potencial productivo. Generó un grupo de trabajo en relación a su modelo analítico-vincular, era un grupo abierto, con tendencia a lecturas múltiples, que partiendo del conocimiento de los orígenes del psicoanálisis, nos llevaba a confrontar con nuevos desarrollos. Lugar donde aparecía gente de notable creatividad en sus propuestas terapéuticas, que mostraban su quehacer y saber: Emilio Rodrigué, Armando Bauleo, Hernán Kesselman, Eduardo Pavlovsky, Joseph Berke, René Kaës, Essedik Jeddi, Salomón Resnik, etc. Era como la recolección de múltiples psicoanalistas, compañías de valor que canalizaba fecundamente.

En los comienzos casi todo aprendizaje pasa por la experiencia emocional, por el corazón. El clima grupal ha sido para muchos la mejor herramienta para trabajar la teoría y la práctica clínica; por ejemplo, talleres, congresos, y laboratorios sociales, donde se entretejían conocimiento, y vínculos. Y mejor aún si el encuentro se daba en la Ancha, en Valsaín, o la Isleta del Moro, lugar de relaciones vivas, donde los afectos ocupaban un lugar importante, emergentes de muchas cosas. Pertenecer, refuerza la condición de ser, los vínculos no sólo nos sustentan, también de ellos surgen nuevas realidades y posibilidades.

Me sumo al cariño de tantos que han compartido tus enseñanzas, siempre volcado en la investigación, en la formación, y en la práctica analítica. Una pérdida que rompe un tiempo para quien estimamos lo que diste.

En el siguiente enlace puede verse la entrevista que realizamos en 2012 en la Revista Clínica Contemporánea con el título “Viaje a la Complejidad” [https://www.revistaclinicacontemporanea.org/art/20120306135551656000].


Correspondencia

Para citar este artículo: Campos, V. B. (2021). En memoria de Nicolás Caparrós. Clínica Contemporánea, 12(2), Artículo e17. https://doi.org/10.5093/cc2021a15